Milos Alcalay

Milos Alcalay header image 2

Milos Alcalay header image 2

Gaza y Venezuela

January 23rd, 2009 · Sin Commentarios

En el artículo anterior analizábamos la evolución histórica mesoriental, adentrándonos en la complejidad del drama Palestino-Israelí.
Hoy debemos resaltar que nuestra modesta responsabilidad diplomática debe concentrarse en contribuir a que se alcance una paz justa y duradera en la región, sumándonos a la posición tradicional asumida por Venezuela y por las naciones latinoamericanas, lo que no puede hacerse sino a partir del reconocimiento tanto de la existencia del Estado de Israel, como de la necesidad de que se reconozca la existencia de un Estado Palestino tal como lo determinó la ONU hace 60 años.
Varias voces han surgido para rechazar los alcances de las últimas actuaciones de una  “Diplomacia Bolivariana” que quiere erigirse en parte del conflicto, y pretende ser un modelo de actuación hasta para los países árabes sin percatarnos del desequilibrio que se genera con estas actitudes, salvo el falso orgullo de ver enarbolar banderas venezolanas por los grupos más extremistas en Gaza, Cisjordania y Libano.
Mientras el Canciller del Brasil viaja a la región para entrevistarse con las autoridades de Israel y con los responsables de la Autoridad Palestina en Ramala, nuestra Cancillería opta por apoyar la posición del Hamas, grupo terrorista que desconoce al Estado de Israel y adelanta acciones contra la población civil Israelí.
Mientras el Presidente de México se reúne con el Presidente Obama, Venezuela decide expulsar al Embajador de Israel y a todos los funcionarios diplomáticos de ese Estado incumpliendo con las reglas diplomáticas y en particular con los compromisos de la Convención de Viena sobre las Relaciones Diplomáticas,  repitiendo el papel que se hizo hace un año al retirar al Embajador Venezolano en Israel en solidaridad con el Hizbola.
Mientras los Cancilleres del Mundo se trasladan a Nueva York para participar en las reuniones ampliadas del Consejo de Seguridad, nuestro Canciller, los Ministros y los miembros del partido de Gobierno se trasladan a la Mezquita de Caracas para lanzar desde allí serias amenazas contra Israel, criticar a Su Santidad el Papa, y convocar manifestaciones que degeneran en actos anti-judíos.
Llamados absurdos como elevar al Tribunal Penal Internacional al Presidente Shimón Peres, Premio Nobel de la Paz, y artífice del proyecto de Paz para el Medio Oriente, o el llamado hecho a los Israelíes por el Mandatario para que se levanten contra la “elite Gobernante” no tienen ningún sentido.
Estamos a tiempo para asumir una agenda positiva que permita el cese inmediato de las hostilidades y que tanto Israel como el Hamas puedan aceptar las condiciones para alcanzar la Paz y no profundizar el conflicto

Tags: Brujula Diplomatica