Milos Alcalay

Milos Alcalay header image 2

Milos Alcalay header image 2

El 8-D y la Venezuela del 2030

November 28th, 2013 · Sin Commentarios

             

 

En una reciente reunión de responsables internacionales de las  Alcaldías Iberoamericanas, el representante de Brasilia nos expuso  la visión estratégica de la capital Brasileña para el año 2060, argumentando que para asegurar una  misión urbana exitosa,  consideraron necesario definir los planes económicos,  sociales, medio-ambientales, culturales, humanos con el apoyo de todos.
Al  escuchar a nuestro vecino del sur, llegue a la triste conclusión de que hoy  resultaría en nuestro país un trabajo de política ficción no solo determinar  un proyecto viable para la Venezuela  del 2060 sino ni siquiera estamos preparados  para vislumbrar que será de nosotros en el 2030, ya que nos hemos acostumbrado a aceptar indignados, un presente lleno de incertidumbres e improvisaciones, que nos impiden optar por una visión de prospectiva. Y sin embargo, ello no siempre fue así. En 1958 con el inicio de la democracia, el liderazgo de aquel entonces tuvo el  acierto  de poder definir los alcances de una Política de Estado, que  se cumplió en buena medida, a pesar de los cambios de Gobiernos sucesivos. Si  queremos rechazar una Venezuela inviable en el futuro, estamos obligados a adoptar ya un compromiso que defina  un camino concertado de común acuerdo por los principales actores políticos de gobierno y de oposición, del sector público y privado; empresarios y trabajadores; académicos y estudiantes, responsables  de la sociedad civil y de la institución militar: Todos de acuerdo en pactar las bases del futuro de nuestra República. Ello suena utópico, pero más utópico es  pensar que por sí solos se resolverán nuestros problemas si no se encaran  desde ya  para solucionar temas como la erradicación de la pobreza, salud, infraestructura, electricidad, empleo.
Por segundo año consecutivo entre el 21 y 29 de Noviembre en Estrasburgo, el Consejo de Europa se convirtió en el Foro Mundial de la Democracia en el que las redes de ciudadanos ofrecieron su concurso para determinar cómo encarar el futuro y crear las bases  de una democracia participativa que respetara las opciones de los ciudadanos. Para ello, es evidente que tenemos que encontrar nuevas formas de hacer política que gracias a la tecnología de la información, se facilita la participación. La Democracia 2.0 debe perfeccionarse con el uso masivo del  internet, twitter, face book y otros instrumentos  tecnológicos que si son bien utilizados para construir y no para destruir, pueden ser una fuente que permitirá fortalecer la democracia y lograr una identificación más clara de la voluntad popular al obligar a gobiernos, parlamentos  y partidos políticos que sean más creativos y más identificados con la opinión de sus electores o simpatizantes. Una verdadera  transparencia en las acciones y en las finanzas, permitirá terminar con los anti-valores  producidos por la corrupción, los deseos de dominación, el totalitarismo y la represión. Estimular una participación social mucho más racional y comprometida, permitirá que se incorpore a una comunidad artífice de su futuro y de su propio destino.
El 8 de Diciembre tendremos una elección determinante. Es la oportunidad para iniciar la reconstrucción de Venezuela y  pensar en definir para el 2030 la Venezuela Democrática del Mañana cuyas  grandes líneas están enmarcadas en la Constitución Bolivariana que es clara, pero ha sido interpretada de manera caprichosa para justificar  las reiteradas  violaciones a su mandato. Se trata de definir una Venezuela de la integración y no del integrismo; de la participación y no del autoritarismo;  del dialogo y no de la confrontación; de la inclusión social y no de los privilegios.8- D

Tags: Brujula Diplomatica Nacional · Brujula Diplomatica